Posdata: Te quiero… como si todo!

Cuando decid√≠ decirte adi√≥s, me temblaba el alma. Mis ganas de pedirte que te quedaras defendieron tu ef√≠mero pas√≥ en mi vida, tan corto y tan significante. Tan yo contigo y tan tu sin m√≠. Me doliste en lo m√°s profundo, te llore las pocas l√°grimas que por desamor he derramado en los los √ļltimos tiempos, te dedique los que ahora llamo mis dos peores d√≠as… y te solt√©. Te dije adi√≥s, me fui. No me detuviste. A√ļn despu√©s de tantos “te extra√Īo”, “me olvidas”, “te quiero besar”, “me gustas”, “te quiero”, a√ļn as√≠ todo se fue. Quise mostrarte el mundo desde mis ojos, mostrarte cosas que nunca hab√≠as siquiera escuchado mencionar, me dijiste: “soy tu fan chiqui” y en ese momento mi √ļnica reacci√≥n fue besarte. Preguntaste “¬Ņque haces conmigo, por qu√© est√°s aqu√≠?” “Vivi√©ndote”, fue mi respuesta…Eso hice, eso hago, te vivo aunque ahora sea de lejos. 

Que fue lo qu√© pas√≥ entre nosotros, que rayos fue todo esto, nunca entender√© qu√© hizo que me buscaras, que me llamaras, que me hicieras sentir especial y as√≠ como si nada te fueras. Como si nada, sin m√°s ni menos, detr√°s de tu pr√≥xima admiraci√≥n. Como si fuera cosa de cambiar de canal y ver el programa que est√°n transmitiendo en el. 

No se que hice mal, si me equivoque, si te di de m√°s o tal vez no fue suficiente porque de lo √ļnico que estoy segura es que hace mucho que no me romp√≠an el coraz√≥n, no de esta manera. Puede que exagere, pero es que para mi fuiste como si todo, si, as√≠ como cuando me preguntabas a que me refer√≠a con “todo” y yo te respond√≠a que con todo lo que que todo pudiera abarcar: “as√≠ te quiero, con todo y para todo”, as√≠ fuiste [eres]. Como si todo, como si siempre… como si nunca. 

Ya que importa, ese todo se fue al demonio, total solo fuiste “mi fan” atento para verme estrellar y no hacer nada para ayudarme, me dejaste estamparme con tus tontos coqueteos bien armados para ofrecerlos al mejor comparador o al m√°s estupido. 

Ya que importa, si te quiero, porque as√≠ soy, a√ļn despu√©s del golpe no dejo de querer a la persona solo me alejo para no seguir siendo el centro de su juego. Porque jugar no va de la mano cuando hay sentimientos de por medio. Sabes, duele que de un momento a otro haya dejado de ser importante y ya no recibir m√°s tus mensajes, duele, si sabes, duele mucho saber que ahora soy una m√°s, as√≠ como si nada. 

Tal vez sea cierto, me agarraste en un mal momento y te necesite cuando ni t√ļ sab√≠as d√≥nde estabas parado, un momento inoportuno en tu vida; pero a√ļn as√≠ pudiste haber mostrado un poco de empat√≠a por mis sentimientos. Pero no te importo, cambiaste de opini√≥n a la primera oportunidad, porque pues total hay m√°s en la lista, que m√°s da una menos. Que m√°s da que sea yo, si siempre se trat√≥ de ti. Siempre ha sido t√ļ y sobre ti. Cr√©eme que si pudiera ir√≠a por la vida cargando una cubeta llena de confeti para aventarlo a cada paso que des o llevar√≠a una bolsa con colores y as√≠ poder pintar tus d√≠as para que nunca volvieses a tener uno oscuro, lo har√≠a si eso te hiciera feliz. Pero no puedo, y ya no importa.

En nuestra √ļltima platica intente comprenderte, solo hablamos de ti, de tu desfachatez e intereses. Trat√© de entender tu molestia, tus celos absurdos… no lo logre. Me volviste loca, me atrapaste. Nunca pude defenderme de ti, no llevo orgullo, ni arrepentimiento, ni mucho menos odio por algo que simplemente no fue. 

Vete, busca a quien enga√Īar ahora, a quien contarle tu tontas mentiras. 

Porque te he dicho adi√≥s, como si todo. Se feliz, crece… disculpa que ahora piense que nunca fuiste sincero y solo fui tu diversi√≥n moment√°nea, estoy bien con eso, lo he aceptado. Y lo repito: “Te quiero, con todo y para todo” nada har√° cambiar eso. 

El final del comienzo…

Y aqu√≠ estoy, en cama, pensando en la muerte y su significado. Creo que la catalogamos mal y no deber√≠amos temerle a la ahora que llegue, pues representa el final de una etapa en este mundo f√≠sico y el inicio en el infinito, en lo eterno. ¬ŅPor que nos sentimos tristes cuando la muerte llega? ¬ŅPor que no le damos la bienvenida as√≠ como a la vida? Cuando nacemos nos llenan de regalos, la emoci√≥n del principio, el inicio de la vida nos alienta, pero, cuando morimos, el llanto, la tristeza, la soledad, el vac√≠o llena, arrasa, golpea. 

Pero, ¬Ņque es la muerte en realidad? Esperada, repentina, deseada.. la muerte llega en alg√ļn punto del camino. Y si, es el final. El final a una vida terrenal, el final de una vida llena de sabidur√≠a, de alegr√≠as, de experiencia, amor, ca√≠das, triunfos, l√°grimas, risas… la muerte es la honra a la vida, es la fecha de graduaci√≥n. Vamos! solo es el cuerpo f√≠sico el que se apaga, el que muere. Honr√©moslo, nos ha llevado a lo largo del camino a trav√©s de esta bendita locura que es la vida, hay que agradecerle todo lo que nos permiti√≥ sentir: el calor de un abrazo, el sabor de un beso, la emoci√≥n de un te quiero, el dulce chocolate, la brisa fresca, un d√≠a lluvioso, la alegr√≠a de ver nacer y crecer a los hijos, la esperanza en un nuevo d√≠a. La muerte solo es un paso m√°s, es la trascendencia a lo eterno. Una vez que el cuerpo f√≠sico llega a su fin y le es entregado el t√≠tulo a “La mejor trayectoria en la vida” habiendo cumplido todos los prop√≥sitos terrenales, el alma vuela a su nuevo destino, parte a la inmensidad. No sin antes haber dejado un poco de su vida terrenal en aquellos que fueron (y ser√°n) su familia; un recuerdo, el parecido f√≠sico, las c√©lulas madres con las que se sostienen y dan funcionamiento a sus cuerpos, dejan un legado en todos aquellos que lo rodearon. La muerte solo llega para el cuerpo, la esencia perdura, vive en los que nos quedamos aqu√≠ cumpliendo la misi√≥n para la que fuimos enviados a la tierra, su ADN es la base, el inicio, es lo que nos dio la vida. 

D√©mosle pas√≥ a la muerte, cambiemos el dolor por agradecimiento, el llanto por aprendizaje, la ausencia por amor… el apego por libertad. 


Vuela Cata, aqu√≠ todo estar√° bien… Descansa, te amo por siempre.

Saber amar (continuación) 

Despu√©s de mi fracas√≥ amoroso de secundaria nada pareci√≥ mejorar.  Al terminar esa etapa de mi vida por cuestiones econ√≥micas tuve que entrar a trabajar para as√≠ poder financiar mis pr√≥ximos estudios, as√≠ que el amor pas√≥ a un plano muy lejano para mi pues ten√≠a que concentrarme en algo m√°s importante. Todo eso me hizo madurar expresamente al lado de gente de mayor edad, tomaba aquello que me parec√≠a importante de todos, pero muy en el fondo segu√≠ siendo la ni√Īa que tanto deseaba amar y ser amada. La idea de enamorarme, casarme y tener una familia segu√≠a muy clavada en mi. 

De los 15 a los 19 a√Īos solo fui trabajo, sumergida en la rutina (casa, trabajo, escuela, casa..) desheche la posibilidad de encontrar un compa√Īero pues me har√≠a perder el tiempo y me distraer√≠a para llegar a mi meta. Me hice algo as√≠ como “anti-amor”, aunque solo de pareja porque en cuanto amor de familia, amigos… me sent√≠a completa. 

Ning√ļn momento y vivencia es un mal gasto en la vida y he disfrutado mucho de todo lo que se me ha presentado. 

Pero regresando al tema, un d√≠a cualquiera una de mis mejores amigas tuvo la grandiosa idea de pasarme el n√ļmero de uno de sus amigos y viceversa para que pudi√©ramos conocernos ya que seg√ļn ella har√≠amos la pareja perfecta. Me pareci√≥ una tonter√≠a, ¬°buah! ni que fuera tan sonsa como para no poder encontrar a alguien por mi propia habilidad. A√ļn as√≠ respond√≠ cuando me lleg√≥ el primer mensaje, tampoco ser√≠a grosera. Empezamos con lo b√°sico que uno pregunta cuando conoce a alguien: “nombre, edad, color/comida/pasatiempo/lugar favorito, tipo de pel√≠culas…” y despu√©s de unos d√≠as era com√ļn despertar con un mensaje de buenos d√≠as, cosa que se apreciaba mucho y m√°s en ese tiempo en los que la tecnolog√≠a a√ļn no hac√≠a su gran aparici√≥n y un mensaje te costaba dinerito. Por las tardes se fue haciendo costumbre conectarnos por messenger y chatear, pasados los meses creamos un bonito lazo y nos llegamos a conocer bastante a√ļn cuando nunca nos hubi√©semos visto en persona. La √ļnica imagen que ten√≠a de √©l f√≠sicamente era por sus fotograf√≠as, as√≠ yo 7 meses despu√©s de ese primer mensaje deseando conocerle y fantaseando por lo linda que ser√≠a nuestra historia de amor. Pero no se daba, no logr√°bamos coincidir en fechas hasta un buen d√≠a, creo que no pudo haber sido en otra mejor fecha pues al fin lo conoc√≠ f√≠sicamente en la fiesta de graduaci√≥n de mi amiga.

Solo de recordar lo m√°gico de esa noche me da emoci√≥n. Imag√≠nate, la recepci√≥n estilo Hollywood, las chicas en relucientes vestidos y ellos en trajes y corbata, la m√ļsica lenta… de pronto vi a mi amiga caminar apresurada sin poder contener su alegr√≠a, pedirme que cerrara los ojos y bum! ah√≠ estaba √©l, era tal como lo hab√≠a imaginado (un poco m√°s bajo solamente), me sonri√≥ y puedo jurar que sent√≠ el piso moverse. Ella nos dej√≥ para que habl√°semos solos, que m√°gica noche. Bailamos, re√≠mos, conversamos hasta que la noche termino, fue perfecto. Mientras √≠bamos en el coche camino a casa no pod√≠a dejar de agradecer a Dios por tan bonita noche, sent√≠a sus manos temblorosas rozar las m√≠as y cuando por fin se juntaron una r√°faga de electricidad recorri√≥ mi cuerpo. Sent√≠ que el inicio de mi por fin historia de amor era con √©l!!

Pero no fue as√≠… 

Esperaba verlo nuevamente en los d√≠as pr√≥ximos pero solo no lo hac√≠amos, mi urgencia pareci√≥ asustarle y por un tiempo los mensajes fueron cesando hasta que me di por vencida y decid√≠ seguir en el mismo tono que al principio, total ya hab√≠a aprendido bastante bien el estar “sola” y enfocarme en otras cosas que no fueran esas tonter√≠as de amor. √Čl parec√≠a querer intentar una relaci√≥n y a la vez no, me confund√≠a bastante y hubo un tiempo en el que tanto “si, no, si pero mejor no” me entristec√≠a mucho. Yo trataba de ya no tocar ese tema para as√≠ poder quedar como los buenos amigos que los mensajes y chats hab√≠an logrado hacernos pero el no cooperaba mucho porque seg√ļn estaba completamente enamorado de mi, vaya! siempre hab√≠a esperado que alguien me dijera eso y ahora que lo hac√≠a no sent√≠a nada m√°s que querer salir ya de esa situaci√≥n que no estaba yendo a ning√ļn lado. Trat√© de hacer que la amistad siguiera as√≠ que un d√≠a me decid√≠ y le escrib√≠ un mensaje d√°ndole mis razones para dejar esto antes de que nos lastim√°ramos. Lo acepto y durante un tiempo no supe m√°s de √©l, pero oh sorpresa Facebook hizo su gran aparici√≥n en la vida de muchos incluyendo la nuestra y claro ahora sabia de √©l, de su vida y si, de su novia. Al ver todo esa informaci√≥n en su “muro” descubr√≠ que no era el que lo nuestro no fuera a funcionar lo que me hizo decirle eso sino que era mi miedo a salir lastimada y al ver eso realmente lo entend√≠. 

Que man√≠a la nuestra de visualizar los peores escenarios para la propia felicidad y su final. Huyendo de todo aquello que nos provoca ser felices por el miedo al dolor cuando ya no este. 

Con √©l aprend√≠ que sino arriesgas no sabr√°s lo maravilloso que puede traerte una aventura. 

Llam√©moslo O, a ti quiero darte las gracias por hacerme sentir especial en medio de tanta locura qu√© hay en la sociedad. Gracias por los bonitos ratos que tus mensajes me hac√≠an tener… y por si nunca lo dije: estuve encantada de conocerte.  

Saber amar

Cuando era ni√Īa cre√≠ que esto de la relaciones amorosas era f√°cil, digo cuando te gustaba alguien solo era cuesti√≥n de decirlo y estar√≠an juntos, ¬Ņo no?. Por mucho tiempo fantaseaba con la idea de mi pr√≠ncipe azul y lo feliz que seriamos cuando nos encontramos. Pero no fue as√≠, y no ha sido as√≠.

Recordando mi paso en este tema, tenemos primero al chico el cual me hizo saber lo que es sentir “mariposas” en el estomago. Ese chico de primaria que vino junto con los cambios hormonales a darme la bienvenida al mundo del amor y la pubertad, esa tr√°gica combinaci√≥n, loca y muchas veces malvada. Como los tontos ni√Īos de 6 grado de primaria que √©ramos solo nos la pas√°bamos con miraditas a escondidas, sonrisas apresuradas y listo, eso era felicidad… al menos para √©l, yo quer√≠a m√°s. Quer√≠a saber lo que era eso todo completo, no solo momentos. Y ah√≠ empez√≥ todo.

Despu√©s de haber descubierto lo que se siente estar “enamorada” me embarque en una b√ļsqueda absurda (as√≠ lo veo ahora), encontrar mi pr√≠ncipe azul. Como este chico no se atrev√≠a a nada mas que verme a lo lejos, busque en otro lado y conoc√≠ al que llamar√≠a mi primer novio, primer beso, primer estar sentada fuera de mi casa con alguien en ese sentido. Desesperada por vivir todo el rollito de tener novio y amarnos con locura le dije que si al primero que me hizo esa famosa pregunta “¬Ņquieres ser mi novia?”, √©l ni me gustaba pero hab√≠a hecho lo que el otro no, acepte, total d√≠as antes hab√≠a escuchado a mi madre decirle a mi t√≠a que muchas veces una se tiene que conformar con lo que le toca incluso si no lo queremos, “ya el amor vendr√° despu√©s con la costumbre y convivencia” le dec√≠a; vaya¬° ya me empezar√≠a a enamorar despu√©s, hab√≠a aceptado ser su novia as√≠ que ahora me aguantaba. Pero no, no y no, no lo logre, nunca me enamore ni sent√≠ mariposas, hice lo mejor posible. √Čl no se parec√≠a en nada a mi idea del “vivieron felices para siempre”, ni poquito. Tonta yo, con 11 a√Īos ya pensando que me quedar√≠a con √©l y formar√≠a una infeliz familia feliz. Termine con √©l de la manera m√°s madura que una puede hacerlo a esa edad, se lo mande a decir con su mejor amigo, el mismo que nos hab√≠a presentado, √©l hab√≠a empezado todo pues ahora que lo terminara. 3 meses duro nuestra relaci√≥n, poco pero me dejo mucho que pensar.

Cosas que aprendí de mi primer novio:

  1. El amor no llega con el tiempo si no hay trabajo mutuo
  2. Las personas son como son y hay que aceptarlas
  3. No estoy obligada a estar al lado de alguien solo por compromiso
  4. Ninguna relación es perfecta (ni la de nuestros padres)
  5. No hacer las cosas si no las sentimos

 

Llegue a secundaria con la esperanza de encontrar con quien vivir la aventura de ser toda una adolescente y tener esos m√°gicos momentos que supone estar enamorada a esa edad… y si, me enamore, pero de alguien que ya estaba con su alguien y pues no fue nada bien. A mis ojos √©l no era feliz con ella y yo me cre√≠a la s√ļper poderosa con todo lo que sent√≠a por √©l y obvio eso si lo har√≠a feliz. √ČL, guapo y popular, se sent√≠a lo que ahora se conoce como “√©l todas m√≠as”, si as√≠ de pat√°n acepto vernos a escondidas en lo que arreglaba su problemita con la otra chica, eso era terminarla y poder estar bien conmigo. Nos ve√≠amos despu√©s de clases en la parada del cami√≥n, dur√°bamos ratos platicando de las cosas que nos gustaban, de tonter√≠as que so√Ī√°bamos y lo mal que nos ca√≠an los profesores. √Čl era parte de uno de los grupos estudiantiles postulados para ser el pr√≥ximo comit√© y representar nuestros derechos como alumnos en la escuela, yo lo apoyaba y claro hice todo lo que estaba en mis manos para que todos mis compa√Īeros de sal√≥n y amigos de taller votaran por √©l, en ese momento descubr√≠ lo que es hacer todo por quien amas, supe que soy capaz de dar todo por alguien, estaba jodida¬° ya no hab√≠a vuelta atr√°s. Mi primer a√Īo de secundaria se fue en ratos a escondidas, besos en los pasillos y canciones en la hora de educaci√≥n f√≠sica, ya no porque estuviera de novio a√ļn con ella sino porque era mas divertido e intimo de esa manera. Solo eramos nosotros, era la raz√≥n oculta del chico talentoso y popular de la escuela, su raz√≥n de ser (al menos eso cre√≠a y me dec√≠a). Al comienzo de segundo grado llegue m√°s emocionada de lo normal a clases pues por fin lo ver√≠a despu√©s del largo verano pero ese d√≠a supe por primera vez lo que es tener el coraz√≥n roto, √©l estaba dispuesto a encontrar su nueva raz√≥n de ser, yo ya hab√≠a pasado a la historia y las ni√Īas de nuevo ingreso eran m√°s emocionantes que la chica de segundo grado, adem√°s quien le dir√≠a que no al guapo y popular de tercer grado. Me dio miles de evasivas durante la primera semana para no vernos en nuestro acordado lugar despu√©s de clases, as√≠ que me rend√≠, ya no insist√≠ m√°s. Pareci√≥ no importarle ya que no me hablo hasta cuatro meses despu√©s y solo fue para desearme feliz navidad. Me sent√≠ tan mal que jure no volver a enamorarme…